(I) Etapas de la Historia de la Humanidad: Evolución, cambios y transformación.

Cuando hablamos de los aspectos relacionados con la sociedad, ya sean económicos, políticos, religiosos o culturales, es necesario contextualizar el período que tratamos de explicar, es decir, si deseamos analizar por ejemplo, la filosofía de la Edad Media, sobre todo los pensamientos de los teólogos San Agustín y Sto. Tomás de Aquino, es necesario hacer un estudio general de dicho período. Por tanto, hay que tener en cuenta que en esta etapa histórica, se realza la figura de la Iglesia como uno de los poderes más influyentes en el pensamiento de casi toda Europa, ya que la mayoría de la población estaba unida por la religión cristiana; además coincidió con el Imperio de Carlomagno, uno de los difusores de este pensamiento; la sociedad estaba dividida por estamentos; el sistema económico se basó en el feudalismo; la literatura, influenciada por el pensamiento religioso, trató mayoritariamente estos temas, a pesar de ello existió otra vertiente de carácter más popular, con un sentido vulgar, a diferencia de aquella que poseía una estructura más culta; en cuanto al arte, en la Edad Media se desarrolló el Románico y posteriormente el Gótico, en ellos podemos observar visualmente cómo el pensamiento influyó en la producción artística, tanto en arquitectura, escultura y pintura.

De esta forma podemos completar una visión más general y amplia del pensamiento y los acontecimientos que se desarrollaron en el Medievo. De ahí que se deba tener presente este capítulo introductorio a la hora de analizar algún aspecto de la historia de la humanidad. Así mismo, cuando hagamos algún análisis en particular, recordaremos aspectos generales del contenido de esta serie de capítulos introductorios, referenciales para la comprensión de la cuestión a tratar.

La Historia de la Humanidad está dividida en dos períodos la Prehistoria y la Historia, diferenciadas una de la otra por el uso de la escritura, quien marcará el final de una y el inicio de la otra. Cada una de estos períodos presenta diversas subdivisiones, más acentuada en la prehistoria, ya que la historia, se divide en Edades. Esta clasificación se produjo a partir del siglo XVI, donde el hombre comienza a tener ciertas inquietudes por el pasado, investigando su legado, será a partir de entonces cuando comience a dividir la historia en diferentes etapas, aunque no será hasta el siglo XVIII cuando se profundice con mayor interés en el pasado. Nuestra labor en este punto de partida, será el de dar a conocer estos períodos ya conformados, sin entrar en qué momento de la historia se produjo esta periodización, sino que más bien trataremos de arrojar directamente los conocimientos que hasta hoy tenemos del pasado del hombre y sus etapas históricas.

La Prehistoria. No hay constancia de un punto inicial numérico, se habla de dos o tres millones de años, como punto de partida están la creación del mundo, vista de una manera científica; también incluye la aparición del hombre y su correspondiente evolución. Se desconocen con exactitud los datos científicos, éstos han sido proporcionados mediantes investigaciones arqueológicas, análisis geológicos, químicos y biológicos, tampoco hay vestigios de datos exactos que confronten dichas investigaciones. A pesar de ello ya través de estos estudios, conocemos y comprendemos la mayor parte de estas sociedades primitivas, como su estilo de vida, forma de enterramiento, utensilios usados en la caza, etc.

Los subperíodos que componen la Prehistoria son el Paleolítico (40000 - 8000 a.C.), el Neolítico (8000 - 3000 a.C.) y la Edad de los Metales (3000 - 1000 a.C.).Esta periodización en años dependerá de las fuentes históricas que se recurran, ya que podemos encontrar diferentes datos dentro de este mismo período. Esto es debido a la falta de un acuerdo unánime por parte de historiadores y arqueólogos, además constantemente se siguen descubriendo hechos del pasado, por lo que sigue siendo difícil establecer una periodización cerrada.

Del Paleolítico, sí conocemos que se trató de una sociedad nómada, es decir, no poseían un lugar fijo para vivir.Subsistían gracias a la caza, la pesca y la recolección de alimentos. Se desconoce si existió una diferenciación social dentro de los miembros que componían el clan. La historiografía mantiene que tanto hombres como mujeres eran partícipes de todas las funciones de la tribu. Sus herramientas estaban realizadas en piedras afiladas que obtenían de golpear unas con otras, con el tiempo les ataron un palo, mediante este procedimiento inventaron las lanzas, éstas les permitían guardar cierta distancia con respecto a su presa y darles alcance con más facilidad, de las nuevas articulaciones aparecieron otras herramientas, como el martillo y el hacha.

Sus manifestaciones artísticas se conocen como Arte Rupestre, ésta se representó en las paredes de las cuevas habitadas, en ellas dejaron plasmados escenas cotidianas de la tribu, como la caza;representaron algunos animales;también dejaron plasmadas sus propias huellas; la naturaleza se representa mediante símbolos, de ahí que se crea que poseían una religión animista basada tanto en los fenómenos atmosféricos como en el propio ciclo de la naturaleza. Dentro de este período acontece la evolución del hombre, desde el australopitecus, homo habilis, homo erectus hasta el homo sapiens. Cada uno de ellos coincide a su vez con los avances técnicos que se van sucediendo en estas primitivas tribus o clanes.

El Neolítico. En este otro período nos encontramos con una sociedad más avanzada, respecto a la anterior. Esta evolución se produjo por un cambio climático y por un aumento considerable de la población, lo que les obligó a buscar nuevas fuentes de alimentación, apareció pues la agricultura y la domesticación de los primeros animales. Estos sucesos obligaron a las tribus a convertirse en una sociedad sedentaria, estableciéndose definitivamente en un emplazamiento único, creándose los primeros pueblos. Los lugares elegidos debían ofrecer las necesidades de subsistencias básicas, tales como abundante agua, las ciudades se establecieron cerca de corrientes fluviales, tierras fértiles para agricultura, y abundancia de animales para la caza. Comenzarán a trabajar la cerámica, usadas como contenedores de alimentos; mejorarán las herramientas realizadas en piedras; trabajaran los tejidos, usados principalmente para cubrir sus cuerpos. Se inventará la rueda, elemento clave para el avance tecnológico de las primeras sociedades. En cuanto a las representaciones artísticas seguirán siendo el Arte Rupestre, pero ahora encontraremos una mejor representación, ya que introducen nuevos temas, la inclusión de nuevos pigmentos. La sociedad comenzará a dividirse y a especializarse en trabajos artesanales; la religión estará basada en el politeísmo, abogarán por la adoración de los fenómenos atmosféricos; aparecerá por primera vez la figura del rey, de un individuo soberano que guiaba al pueblo; se construyeron los primeros megalitismo, estructuras realizadas con grandes bloques de piedra, conocidos como el dolmen, el Menhir y el crómlech; iniciarán los trabajos en la metalurgia, suponiendo un cambio y una transformación en todos los sentidos, lo que dará lugar a un nuevo período.

Edad de los Metales. Esta subetapa de la Prehistoria se caracterizó por el trabajo de los metales, entre ellos el cobre, el bronce y el hierro. Metales que dan nombre a otra subdivisión dentro de esta etapa. La Edad del Cobre, que se comprende desde el año 3000 a.C. hasta el 1800 a.C.; la Edad del Bronce, desde el 1800 a.C. hasta el 800 a.C.; y la Edad del Hierro, desde el 800 a.C. hasta el siglo primero de nuestra Era. Por tanto la Edad de los Metales no es una consecución en la historia, en la que se abandona un período para entrar en otro, ya que coexistió de forma paralela con la Edad Antigua.

El uso de estos metales trajo consigo estos nuevos avances técnicos, además de un aumento de población, junto a ello, la división y especialización de la población en distintos tipos de trabajos. Otro de los puntos álgidos en este período, será el inicio del comercio, convirtiéndose en un sistema de intercambio de objetos y especies entre las diferentes poblaciones, pasará a ser el motor principal de subsistencia de las nuevas civilizaciones.

Las primitivas aldeas pasaron a convertirse en grandes urbes, éstas comenzarán a amurallarse, a modo de defensa, debido al pluralismo y la diversidad de sociedades, puesto que unas estaban más avanzadas técnicamente que otras, además por la necesidad de los recursos de subsistencias, principal motivo para comenzar una guerra, posteriormente los ataques se justificaron por el conjunto de creencias política-religiosas de cada asentamiento. Con las nuevas colonizaciones aparecerán los primeros imperios, como el de Babilonia, Asiria, Persa, Fenicios, India, Egipcio, Mesopotamia, Griegos…

El acontecimiento más importante de este período es sin dudas la creación de la escritura, que comenzó a usarse en Sumer, Mesopotamia, en el año 3000 a.C.Se trató de una nueva forma de comunicación entre las poblaciones, un sistema inicialmente matemático, ya que mediante esta nueva metodología se contabilizaría la agricultura y las cabezas de ganado. La primera escritura se hacía en tablillas de barro o cerámica, en las que mediante un palo curvo se hacían orificios en las tablillas aún húmedas, lo que permitía a su vez rectificar los errores, a este sistema se le conoció como escritura cuneiforme.

La invención de la escritura es el punto fijado por los historiadores como la separación entre la Prehistoria y la Historia propiamente dicha. ¿Por qué esto es así, y no comienza la Historia en el año 0? Porque a partir de la escritura las sociedades antiguas dejaron constancia de sus acontecimientos, y es a partir de entonces que conocemos la Historia tal cual es, reconstruyendo los hechos mediante los datos del pasado y los textos antiguos.

Posts  
Recientes